Derecho penal de menores

Los delitos cometidos por los menores de edad son objeto de una Ley específica, distinta del Código Penal, dedicada a regular todos los aspectos que conciernen a la responsabilidad penal de los menores. Desde el minuto uno de la incoación de procedimientos penales contra menores, existen profundas diferencias con el procedimiento penal ordinario seguido contra ciudadanos mayores de edad, a saber: las distintas garantías de que goza el menor desde el momento de la detención, la posibilidad de adoptar medidas cautelares diferentes a las aplicables a los adultos, la instrucción del procedimiento por parte de un Fiscal en lugar de un Juez instructor, la posibilidad de conclusión anticipada del procedimiento por medio de un proceso de conciliación o reparación entre menor y víctima, etc. Por consiguiente, dejar la acusación y defensa por este tipo de procedimientos en manos de profesionales especializados únicamente en la jurisdicción penal ordinaria es un error muy común que al final puede acabar pagándose muy caro, ya que estos procesos exigen de un conocimiento profundo y específico de la Ley reguladora de la responsabilidad penal del menor, de los que sí dispone nuestra firma.