¿En qué hay que fijarse a la hora de escoger abogado penalista?

Cuando uno recibe una citación para ir a declarar como investigado ante la Policía o bien ante un Juzgado de Instrucción, lo primero que tendrá que hacer será buscarse un abogado. Lo dicho es trasladable a cuando tenemos a un familiar o allegado detenido y nos pide que le busquemos abogado. Piense, de todos modos, que si uno ha sido detenido y no ha dispuesto de tiempo para contratar a un abogado, no hay de qué preocuparse, ya que en ningún momento le dejarán indefenso y le pondrán un abogado de oficio, que luego usted podrá cambiar si lo desea. Lo mismo cabe decir cuando alguien ha sido víctima de un delito y tiene intención de personarse en la causa como acusación particular para ejercer las acciones penal y civil, junto con la Fiscalía.

Sea como fuere, ¿en qué debe fijarse una persona a la hora de buscar un abogado si se ve inmerso (como víctima o imputado) en una causa penal? Le daré unos consejos de forma telegráfica:

  • Busque a un especialista en Derecho Penal. ¿Si usted tuviera una enfermedad del esófago muy grave, acudiría al médico generalista, o iría al especialista en aparato digestivo? Si un abogado lleva divorcios, despidos y además se ofrece a llevar su caso penal, con todos los respetos para los abogados generalistas, mi consejo es que busque a otro abogado con dedicación exclusiva al Derecho Penal, máxime si la acusación que pesa sobre usted reviste cierta gravedad.
  • Si no conoce a ningún especialista en esta rama, siempre podrá preguntar entre sus conocidos y con suerte quizás alguno de ellos sepa de algún abogado penalista al que haya tenido que acudir en alguna ocasión, o por referencias. En último extremo, siempre puede acudir a Internet y buscarlo a través de Google.
  • Exija a su abogado que le mantenga puntualmente informado de cuantas novedades se vayan sucediendo durante el proceso.
  • Exija que esté disponible cuando lo necesite, porque tiene derecho a ello: si le llama usted y no puede responderle en ese momento, que le devuelva la llamada en cuanto pueda. Si le pide usted ser recibido en su despacho, que no le ponga pegas y le dé cita lo antes posible. Si el investigado se encuentra en prisión, habrá que esperar de él que le vaya a visitar al centro penitenciario con cierta frecuencia para ponerle al corriente de los posibles avances que se hayan podido producir.
  • No se deje deslumbrar por un abogado que de buenas a primeras le diga que ha ganado todos sus casos o que su asunto es pan comido. Los abogados, ninguno, le podemos garantizar el resultado final. Sólo que pondremos toda nuestra ciencia para tratar de inclinar la balanza de nuestro lado. Es muy distinto.
  • Si tras comparar y visitar el despacho de distintos abogados se decanta por uno de ellos, vaya con él hasta el final. No dude ni desconfíe de él. Confíe en su buen hacer y no intente contrastar su línea de defensa con la que puedan estar siguiendo los abogados de otros imputados en la misma causa. Hay muchos modos de afrontar una defensa penal idóneos para llegar al mismo destino: la absolución del cliente o bien la condena a penas lo más leves posibles. No hay un único camino. Si su abogado especialista ha escogido una determinada estrategia no coincidente con la de otras defensas, sin duda será una defensa más de las existentes, pero no necesariamente peor. Tampoco preste demasiada atención a algún sobrino que pueda tener estudiando Derecho o a licenciados en Derecho que se dedican a otra profesión, jamás han pisado un Juzgado y pretendan meter baza. Ninguno de ellos sabrá tanto ni conocerá el asunto tan al detalle como sin duda lo hará su abogado.
  • Si en algún momento hay una pérdida de confianza con su abogado, o una discrepancia de fondo en el modo de llevar la defensa, está en su derecho de cambiar de abogado, y su abogado actual no podrá poner pegas a ello. Está obligado a facilitar el cambio de dirección letrada a la mayor brevedad para no perjudicarle en lo más mínimo ni causarle indefensión. Dicho cambio se realiza mediante la cesión de venia del antiguo abogado al nuevo, que se la habrá solicitado antes. Concedida la venia, el nuevo abogado lo comunicará al Juzgado lo antes posible. En ningún lugar se dice que el cliente tenga que comunicarle a su abogado actual que ha decidido cambiar de abogado y que le van a llamar para pedirle la venia. Aunque no estaría de más hacerlo y quedar como un señor, liquidando además lo que quede pendiente por pagar de los servicios prestados por el antiguo abogado. Recuerde que, en principio, es posible cambiar de abogado en cualquier estadio del procedimiento, salvo cuando un Juez pueda apreciar que tras ello se esconde una estrategia dilatoria que persiga, por ejemplo, la suspensión de una vista oral.
  • Debe saber también que igual que usted puede decidir abandonar a su abogado y cambiarlo por otro, también su abogado puede optar por renunciar a seguirle defendiendo a usted. No está obligado a seguir hasta el final con su defensa, y podrá hacerlo si considera que ha habido una pérdida de confianza, que no se entiende bien con usted, etc. También en esos casos el abogado deberá procurar hacerlo comunicándolo ante el Juzgado de modo que no le cause ningún perjuicio, ni le pueda dejar indefenso. Lo habitual será comunicarlo al Juzgado solicitando la suspensión del curso de las actuaciones hasta que a usted se le requiera para designar nuevo abogado que le defienda, y en caso de no hacerlo dentro del plazo concedido, se le designará un abogado de oficio. En ocasiones los Juzgados no suspenden el curso de las actuaciones y obligan al abogado renunciante a seguir con la defensa hasta que el investigado sea localizado para poder ser requerido y así designar nueva defensa. Piense que causar indefensión a un imputado, puede ser causa de nulidad de actuaciones.
  • ¿Hay que escoger a su abogado sólo en base a crierios económicos? En este sector, como en todos, no más caro es igual a mayor calidad, y más económico, peor. Compare y decida usted mismo/a. Una posibilidad podría ser comparar entre abogados del mismo segmento, según sus posibilidades: perfil alto, medio, o bajo. Y de entre ellos, optar por el que más le haya convencido. Tenga presente otra cosa: si uno busca a un especialista, normalmente no estará en el -digámosle así- «perfil más bajo» o económico. Pero sin duda podrá encontrarlos a precios muy competitivos.

El despacho DAVID SANS – ABOGADO PENALISTA tiene dedicación exclusiva al Derecho Penal, habiéndose especializado en ejercer tanto la defensa como la acusación en todo tipo de delitos.

×